Noticias

Desafíos que enfrenta Latinoamérica en salud mental en emergencias y desastres

WCN 2015 RFigueroa

RFC

 

Estuvimos con Rodrigo Figueroa, Médico Psiquiatra Jefe de la Unidad de Trauma y Disociación de la Pontificia Universidad Católica de Chile e investigador del Centro Nacional de Investigación para la Gestión Integrada de Desastres Naturales quien dirigió una investigación para conocer cuáles son los temas prioritarios para el desarrollo de actividades relacionadas con el cuidado y protección de la salud mental de personas afectadas por emergencias y desastres en Latinoamérica y el Caribe.

Rodrigo, ¿Cómo nace la iniciativa para realizar este trabajo?

Este trabajo nace como una iniciativa para intentar dar respuesta a una de las preguntas más recurrentes que recibí de algunas de las autoridades organizadoras del XXII Congreso Mundial de Neurología: ¿Cuáles son los actuales desafíos que enfrenta Latinoamérica en materia de salud mental en emergencias y desastres? Como fui invitado a dar una charla sobre la temática y a dirigir la sesión “Cuidados neurológicos durante desastres”, quise llevar información valiosa acerca de la realidad latinoamericana, considerando la globalidad de asistentes al congreso y en especial de la sesión, quienes podrían haber estado interesados en saber qué estaba pasando en nuestra región. Básicamente intenté llevar una información sencilla, pero clara, sobre nuestra realidad, que podría ser interesante para el público de otros continentes.

¿En qué consintió el estudio?

Fue un estudio muy simple y lo consideramos un estudio piloto. Su título es “Challenges of mental health in Latin America in the aftermath of disasters: The opinion or regional experts (pilot study)”, y los autores son Rodrigo A. Figueroa, Humberto Marín y Paula Cortés, todos del Centro Nacional de Investigación para la Gestión Integrada de Desastres Naturales (CIGIDEN).

Lo que hicimos fue tomar una muestra “por conveniencia” de 60 expertos en salud mental en desastres provenientes de diferentes organizaciones y grupos: SOCHPED, Sociedad Peruana de Psicología en Emergencias y Desastres, Asociación Chilena de Estrés Traumático, CIGIDEN, MINSAL, ONEMI y expositores del III Congreso Internacional y IV Encuentro Latinoamericano y del Caribe en Psicología en Emergencias y Desastres.

En una primera etapa efectuamos una encuesta con preguntas abiertas acerca de la opinión de los expertos sobre cuáles eran los desafíos en materia de salud mental en emergencias y desastres en Latinoamérica. Los resultados fueron analizados por dos investigadores independientes, quienes hicieron una agrupación de los significados de las respuestas hasta saturar el discurso. En caso de controversias, los significados (desafíos identificados) en disputa quedaron incluidos en el listado identificado.

En una segunda etapa enviamos una encuesta con preguntas cerradas de tipo Likert, donde pedimos a los encuestados que asignaran un puntaje de 1 a 5 a los diferentes desafíos identificados en la primera etapa, en función de su nivel de prioridad, siendo nivel 1 = “ninguna prioridad” y 5 = “máxima prioridad”. Definimos a priori y arbitrariamente que consideraríamos como desafíos de alta prioridad sólo aquellos cuyo límite inferior de intervalo de confianza (alfa = 0,05) para el  promedio fuera igual o mayor a 4.

¿Cuáles son los principales resultados y conclusiones?

En la primera encuesta identificamos 19 desafíos, y logramos saturar el discurso con 5 entrevistados. Los desafíos identificados fueron los siguientes:

  1. Mejorar el registro sistemático de datos de las experiencias locales en salud mental en emergencias y desastres.
  2. Sensibilizar a los especialistas en salud mental sobre la importancia de la salud mental en emergencias y desastres.
  3. Sensibilizar a las autoridades de gestión de emergencias sobre la importancia de la salud mental en emergencias y desastres.
  4. Sensibilizar a los intervinientes de primera respuesta sobre la importancia de la salud mental en emergencias y desastres.
  5. Incorporar la salud mental en emergencias y desastres en el currículum de las carreras de la salud mental (terapia ocupacional, psicología, psiquiatría, etc.).
  6. Incorporar la salud mental en emergencias y desastres en el currículum de las carreras de la salud (medicina, enfermería, kinesiología, etc.) .
  7. Incorporar la salud mental en emergencias y desastres en el currículum de las carreras relacionadas con Reducción de Riesgo de Desastres (urbanismo, geografía, periodismo, etc.)
  8. Incorporar formalmente la salud mental en emergencias y desastres en el marco normativo del sistema de protección civil.
  9. Crear y fortalecer sociedades científicas especializadas en salud mental en emergencias y desastres.
  10. Crear y fortalecer ONGS especializadas en salud mental en emergencias y desastres.
  11. Desarrollar mapas de riesgo psicosocial.
  12. Asegurar la incorporación de la salud mental en emergencias y desastres en todos los planes de emergencia.
  13. Entrenar a los equipos de atención primaria en detección, manejo y derivación de las secuelas emocionales de emergencias y desastres.
  14. Sensibilizar a la población general sobre la importancia la de salud mental en emergencias y desastres.
  15. Mejorar el sistema de protección civil en general.
  16. Elaborar un Plan Nacional de Salud Mental en Emergencias y Desastres.
  17. Capacitar y organizar mejor la gestión de los voluntarios que trabajan en emergencias y desastres.
  18. Formalizar la especialidad de salud mental en emergencias y desastres.
  19. Entrenar suficientes profesionales de la salud mental de la red de salud en Psicoterapias Centradas en el Trauma.

La segunda encuesta la contestaron 36 personas (60% de la muestra original), pertenecientes a nueve países de Latinoamérica (Brasil, Costa Rica, Chile, Perú, México, Argentina, Bolivia, Colombia y Perú). Los países más representados fueron Chile (47,2% de los respondedores), Argentina (16,7%), y Brasil (11,1%). Cuatro desafíos cumplieron el criterio escogido de “alta prioridad”:

  1. Sensibilizar a las autoridades de gestión de emergencias sobre la importancia de la salud mental en emergencias y desastres.
  2. Incorporar formalmente la salud mental en emergencias y desastres en el marco normativo del sistema de protección civil.
  3. Asegurar la incorporación de la salud mental en emergencias y desastres en todos los planes de emergencia.
  4. Elaborar un Plan Nacional de Salud Mental en Emergencias y Desastres.

Finalmente, ¿deseas agregar o recomendar algo más?

Si, aglunas conclusiones. Lo primero es que este es un estudio preliminar, que debe ser mejorado. Debemos reemplazar la metodología de muestreo, incorporando técnicas sistemáticas en vez del “muestreo por conveniencia”. Además, la priorización de desafíos a través de asignación de puntajes debe ser reemplazada por un método de ranqueo, que obligue a los encuestados a ordenar por prioridad los diferentes ítems. De lo contrario las personas tienen a asignar altos niveles de prioridad a todo, perdiéndose la capacidad discriminativa del instrumento.

Un segundo punto a mencionar es que hay que tener cuidado con interpretar los resultados como “la verdad” sobre los desafíos prioritarios. La opinión de los expertos no es necesariamente la prioridad de la gente, quienes son finalmente los beneficiaros de todo esto. La opinión de los expertos es una opinión muy relevante, por cierto, pero no la única y quizás tampoco las más importante.

Un tercer punto es preguntarnos si existen diferencias entre países en relación a las prioridades; probablemente así sea. Lamentablemente el estudio, como está ahora, no permite sacar esas conclusiones por falta de poder estadístico. No sabemos tampoco si las prioridades manifestadas por los expertos están alineadas a las prioridades de los países. Esa es una pregunta interesante a explorar en el futuro.

Por último, pareciera que el actual desafío en salud mental en emergencias y desastres en nuestra Región es la formalización de procesos. Quizás nuestra naturaleza latina, más espontánea e informal nos juega una mala pasada, porque no sistematizamos los datos ni procedimentamos nuestras acciones, lo que nos hace perder oportunidades de aprender y asegurar estándares mínimos de calidad de servicios. Esto es prioritario mejorarlo.

 

Muchas gracias Rodrigo. Esperamos que puedan continuar con esta linea de trabajo y resolver así los desafíos que dejas planteados. 

Equipo www.sochped.cl

 

 

Categoría: